Situación

Después de las 2 primeras exitosas salidas, decidimos subir el nivel. Esta vez nos propusimos realizar el primer tramo de lo que será la original Trailwalker de Girona. De esta forma podremos conseguir 2 cosas: entrenar y familiarizarnos con el terreno.

  • Distancia: 37km
  • Ritmo medio: 6,1km/h
  • Salida: Olot hasta Sant Feliu de Pallerols y vuelta hacia Olot
  • Desnivel: Llano
  • Típo de superfície: 90% Tierra, 10% asfalto.
  • Tiempo: Unas 7 horas, con parada para desayunar de 20 minutos

Entrenamiento duro dónde es muy importante controlar el nivel de agua y de energía. Una recomendación es ir bebiendo antes de tener sed, ya que así evitas la deshidratación de los músculos, a su vez, es bueno disponer de frutos secos para ir comiéndolos durante el camino, dan mucha energía y el cuerpo la absorbe rápido.

La etapa que nos hemos propuesto como entrenamiento empieza en Olot, y se trata de seguir la antigua ruta del carrilet hasta Sant Feliu de Pallerols. Desde allí empezará la Trailwalker así que es genial para conocer el terreno, y anticiparte psicológicamente a las adversidades cuando llegue el día D. Ese día habrá que seguir la ruta hasta Sant Feliu de Guixols.

La gran parte del recorrido es sobre superficie blanda, serán unos 17km de ida y otros de vuelta. No hay demasiado desnivel excepto una subida que haréis pasado el km nº10.

Pasaréis por los pueblos de Pocafarina, Preses, Sant Esteve d’en Bas y Sant Feliu de Pallerols, siempre por camino seguro y con un paisaje de ensueño. Nada más empezar os meteréis entre dos paredes rocosas y caminaréis por debajo de arcos de piedra, este tipo de paisaje se vuelve a repetir más adelante.

post-3era-ruta-de-entrenamiento

Toda la zona es conocida como la zona volcánica de la Garrotxa. Durante el recorrido vives varios contrastes alternando zonas boscosas con cultivos y cruce de pueblos.

El entrenamiento

Empezamos muy bien, a buen ritmo, parando 2 minutos para beber agua cada hora, y llegamos hasta Sant Feliu de Pallerols. Allí pudimos desayunar en el bar de la estación (muy recomendable), repusimos fuerzas y nos dimos la vuelta hacia Olot otra vez. La ida la hicimos en unas 3 horas.

Durante el recorrido de la ida, nos topamos con varios charcos de agua. ¿Por qué lo nombramos? Porque la humedad en los calcetines y en las zapatillas propicia la generación de llagas, y así fue, estábamos con 17km y tuvimos que tratarlas durante la pausa del desayuno. Les pusimos esparadrapo encima, secamos los calcetines (es mejor llevar de repuesto siempre varios pares) y a seguir.

Durante la vuelta, al principio, se notaba que habíamos repuesto fuerzas y curado las heridas en los pies porque aumentamos muchísimo el ritmo. Hubo tramos de más de 7km/h de ritmo. Pero la ultima hora y media fue criminal. A lo mejor pagamos un poco el sobre esfuerzo. Empezaron a notarse dolores en la planta de los pies, dedos y las rozaduras. Pero lo importante es que llegamos y con un tiempo de 7 horas.

Al llegar, lo mejor es cuando te quitas las zapatillas y los calcetines, pero aún más la hamburguesa que nos comimos en el Viena de Olot.

Al día siguiente, después de una prueba así es muy importante ayudar al cuerpo a recuperarse bebiendo mucha agua y sí se puede realizando ejercicios de estiramientos o funcionales de bajo ritmo.

Conclusiones

Primera etapa dura superada. Preocupan las llagas en los pies con tan pocos km recorridos, pero lo bueno es que ya conocemos en que zonas nos salen para poderlas prevenir y procuraremos mejorar en el mantenimiento de la sequedad en los pies. ¡Cualquier recomendación es bienvenida!

Próxima ruta de entrenamiento: Últimos 50km de la Trailwalker Girona. Subiremos 13km y volveremos a entrenar en el terreno dónde se realizará el reto para seguir conociéndolo.

Mientras tanto seguiremos apoyando la causa de Intermon Oxfam. ¿Te animas a colaborar?

olot

Anuncios